domingo, 4 de febrero de 2018

2 de febrero de 2018. La Pureta c/ Grabador Esteve, 34 Tf 960017061

Y un viernes más vamos de comida. Esta vez a un local que lleva abierto 5 años pero sólo el último año emprendieron una reforma y un cambio: añadieron una cocina por lo que ahora ofrecen comida elaborada. Antes fue un local de vinos y tapas frías.
Como siempre llego antes así que mientras espero me tomo un vino blanco: Bohigas Xarelo DO Catalunya de las Bodegas Fermí Bohiogas. En nariz fresco, con aromas cítricos y algo de flores blancas. De color amarillo pajizo pero con tonalidades verdosas. En boca estructurado con muy buena acidez y que se comportará a la perfección con la comida. Así que será nuestro compañero de mesa. 
Aunque tienen menú de al mediodía, nos inclinamos, como siempre, por  pedir de la carta. Así que vamos a lo importante.
Todo lo vamos a compartir y hoy seremos tres personas en la mesa, de ahí que algunos platos vengan con tres elementos, por ejemplo, el primer entrante: croquetas de la tia Concha con miel de caña. Deliciosas croquetas de pollo, densas pero de un delicioso sabor (recuerdos de casa). 
Patatas bravas Pureta (con salsa chipotle). Patatas cortadas en gajos y con piel y con bien de salsa chipotle lo que las transforma en patatas para amantes del picante.
Carpaccio de entrecotte con crema de trufa, tomate, rúcula y parmesano. Como ya comentamos a quien nos atendía, el tomate se vuelve excesivamente artista principal cuando debería ser un mero atrezzo en el plato. Del carpaccio siempre se espera  el sabor de carne, algún aderezo a ser posible de buen aceite y el parmesano, y la rúcula para tener un elemento crujiente. 
Gambas thai. Gambas peladas dentro de una salsa con buen toque de cilantro y leche de coco. Estaban buenas pero para mi le faltaba un toque picante que suele encontrarse en la comida tailandesa.
Pulpo rustido con berenjena a la llama. ¡Tremendo! Por este plato vale la pena volver y volver. Pulpo muy muy tierno, con el toque de haber sido asado. La berenjena a la llama la va como anillo al dedo. Plato redondo.
Para terminar, Andrés se pide una copa de vino tinto tempranillo, el que tienen de la casa, DO Alicante que no puedo recordar el nombre.
Como postre compartimos una Trilogía de chocolate: chocolate en mouse, un brownie y helado de chocolate. Sólo para chocolateros de verdad.
Sin que sirva de precedente Andrés no toma su consabido ristreto ni hay digestivo ni nada de nada. Otro viernes más.










domingo, 14 de enero de 2018

12 de enero de 2018. Easo Berri Restaurante c/ Angel Guimerá, 54 Tf 963381106

Una vez terminadas las fiestas navideñas retomamos nuestro viernes. Este vamos a un local regentado por una pareja: Borja (que se encarga de la sala) y Ester ( reina de los fogones).
Llego más temprano que Andrés y me ubican en una mesa de dos: mesas bien vestidas, con buena distancia entre ellas. Mientras espero me tomo una cerveza Alhambra y unos cacahuetes fritos. 
Cuando llega Andrés, le traen otra cerveza y se acerca Borja para preguntarnos si habíamos estado antes. Nos comenta cómo trabajan, qué platos son los que hoy tienen fuera de carta y nos deja, ya con las cartas, que decidamos qué vamos a tomar. 
Nos ha comentado que como vino de la casa tienen un tinto de la Rioja Alavesa que se lleva bien con las carnes y los pescados. Nos decidimos por él. Vino elaborado con tempranillo y graciano en menor proporción. De un color rojo picota fantástico. En nariz con aromas balsámicos y toques dulzones. En boca, hay que dejarlo que se atempere porque está un poco intratable. Cuando se relaja es goloso, muy untuoso, con buena acidez. Nos gusta mucho y será muy buen compañero de mesa.
Y vamos a la comida. Como entrantes pedimos unos clásicos de la casa. 
Un pulpo frito sobre mayonesa con pimentón que quita el sentido: tierno, muy sabroso. Para repetir y repetir.
Delicioso chipironcito relleno con salsa de su propia tinta: sabroso, bien relleno, y la salsa para acabar con cualquier cargamento de pan. 
Tremendo pimiento de piquillo relleno de bacalao: todos los entrantes están de sobresaliente alto pero este pimiento se merece una matricula de honor. Impresionantes. 
Croqueta de ibérico: cremosa, con buen sabor a jamón aunque quizá con excesiva presencia de cebolla. Buenas.

Como plato fuerte nos decidimos por un cochinillo al aroma de romero con su verdurita. Está hecho a baja temperatura, tierno y muy crujiente por fuera. Nos traen el cuarto trasero entero para que podamos hacerle una bonita foto. Luego lo retiran y lo trocean para que nos sea más fácil repartirlo. Hemos comido muchas veces cochinillo pero reconozco que este es uno de los mejores que nos hemos hecho entre pecho y espalda.

Como postre nos dejamos aconsejar. Borja que ha estado atento a todas las mesas, a la nuestra también, nos comenta que en su tierra (San Sebastian) hay un postre típico al Patxineta. No lo pensamos mucho más. Es un hojaldre relleno con crema y coronado con almendras laminadas bien crujientes y viene acompañado de un soberbio helado de turrón. Postre imprescindible: no muy dulce y que pone un buen broche final a una muy buena comida.
Andrés remata la comida con su consabido ristreto que viene ejecutado a la perfección. Prefiero un licor y pregunto qué tienen. Vuelve a acudir Borja porque me gustaría tomar un bourbon. Me propone tomar uno desconocido por mi pero que a él le encanta  un whiskey Willett Pot Still Reserve. Sin palabras. 
Buen sitio para comer comer: buen producto, buena elaboración y pocas filigranas.